Puerto Príncipe, 28 feb (PL) Varias aerolíneas de Estados Unidos y Canadá redujeron o suspendieron sus vuelos a Puerto Príncipe, tras la advertencia de ambos países de evitar todos los viajes a Haití.

La más reciente fue Air Canada, que anunció la cancelación de sus viajes sin escala entre Montreal y esta capital durante los dos próximos meses, en respuesta a la situación sociopolítica del país.

Según la página web de la aerolínea, el servicio fue interrumpido hasta el 29 de abril, teniendo en cuenta los ‘disturbios civiles que continúan en Haití’, una alerta que aflora luego de que Puerto Príncipe experimentó más de una semana de contantes protestas antigubernamentales.

De hecho, el 21 de febrero, el Gobierno federal canadiense pidió a sus nacionales evitar todo viaje posible al país, antecedido de las disposiciones de Washington de elevar a cuatro el nivel de alerta sobre el desplazamiento hacia la nación caribeña.

La semana pasada, Air Transat, también de Canadá, anunció la suspensión de la venta de paquetes vacacionales a Haití en los próximos meses, ‘dada la la incertidumbre sobre la accesibilidad de la carretera que conduce a la playa del Royal Decameron Indigo Beach’, señaló la línea aérea.

Añadió que no pueden garantizar traslados seguros, aunque comunicó que mantenían en número de vuelos regulares.

Otro tanto sucede con las líneas norteamericanas. Según el diario Le Nouvelliste, a partir del 5 de abril Jet Blue operará un solo vuelo entre Nueva York y Puerto príncipe, y Fort Lauderdale y esta capital, aunque las compañías American Arlines y Delta apenas presentarán cambios.

Las protestas impactaron fuertemente otros sectores como el turístico, en los aspectos como las entradas diarias, empleos, impuestos, y otros, según declaraciones de la ministra de Turismo, Marie Christine Stephenson.

Para la titular la industria sufre una vez más por la crisis recurrente de gobernabilidad, y este panorama solo distancia a la nación de los indicadores de desarrollo humano y económico.

Por casi dos semanas Haití permanece en un período de tregua, sin embargo, el ala dura de la oposición ya anunció su intención de continuar las manifestaciones hasta el fin del actual gobierno.

Los líderes contrarios al presidente Jovenel Moise comunicaron que se encuentran en consultas para relanzar los movimientos de protestas en todo el país, a pesar del llamado a diálogo del jefe de Estado, la comunidad internacional y representantes de diferentes sectores.

Se espera que la semana próxima estallen nuevas manifestaciones contra la actual administración, cuyas medidas para enfrentar la crisis económica no fueron bien recibidas por la oposición.

mgt/ane