Decenas de cubanos están llegando semanalmente a comprar a Haití. Buscan en el país más pobre de América Latina lo que en la Isla escasea. 

Según un reporte de la agencia AP, cientos de cubanos se pasean a diario comprando por Puerto Príncipe, la capital haitiana. “Hay miles, por todos (lados)”, dijo Angelina Luis Domínguez, de La Habana, quien vende comida cubana a los que llegan a comprar. “Antes eran cuatro o cinco; ahora se ha minado”, dice. 

Les da igual: Rusia, Guyana, Ecuador, Panamá, o cualquier destino viable para ir a comprar las cosas que no existen en Cuba.

Tanto haitianos como cubanos se benefician mutamente con las compras y ventas de productos como artículos del hogar, tecnología, ropa o calzado, entre otros. 

Así como en Guyana o Panamá hay toda una red que hospeda, transporta o vende comida a cubanos “negociantes”, los haitianos han detectado que también pueden beneficiarse con esta demanda. Les ponen reggaetón cubano a los clientes, les venden café, les cuelgan banderas cubanas. O como el caso de Angelina, les ofrecen frijoles negros, arroz y cerdo asado a los coterráneos. 

“Tengo visa de Panamá, visa de México, pero me gusta Haití”, cuenta el cubano Eduardo Leiva, quien tiene un negocio de hardware en la Isla. “Hay mucha variedad de mercancía, hay un nivel de productos que de verdad no hay en otros países”.

Por su parte, el vendedor haitiano Terese Rencher expresó: “Los cubanos son muy buenos para nosotros. Vienen, se llevan la mercancía de vuelta a su casa y nosotros podemos sacar un pequeño beneficio”.

Según Rencher, con este negocio fue ocmo pudo mandar a su hija de 23 años a la universidad. 

Para el taxista Braulio Hernández, quien va a Haití a comprar herramientas y piezas para su taller de reparación de autos, llegarse a ese país tiene varios beneficios: “Comparado con Rusia, Haití está más cerca, no hace frío y la mercancía es prácticamente la misma”.

Algunos cubanos que ofrecieron su testimonio dijeron haber sido víctimas de robos a manos de jóvenes que sabían que llevan grandes sumas de dinero en efectivo. No obstante, prefiriendo este viaje más cercano. 

Aunque Hatí no comparece en el listado de países del continente libre de visado para cubanos, al parecer gestionar una visa no es tan difícil como lo es para otros lugares.

Semanalmente, llegan a Haití decenas de cubanos en la aerolínea Sunrise Airways, la cual opera 12 vuelos directos por semana entre La Habana, Camaguey y Santiago de Cuba, y Puerto Príncipe.

A pesar de que, según las cifras, dos de cada tres haitianos vive con menos de dos dólares por día; a pesar de que 100,000 niños menores de 5 años sufren de desnutrición aguda y menos del 50% de los hogares tiene acceso a agua potable, los cubanos desesperados lo ven como una opción. 

Mucho es el dinero que en los últimos tiempo están invirtiendo los cubanos en esos países que sirven de destino para comprar. En el caso de Panamá, país que ha garantizado una tarjeta de turismo para aquellos cubanos que quieran ir a invertir, los ciudadanos de la Isla dejaron 308 millones de dólares el año pasado, y van camino de gastar quizás hasta un 8% más en 2018, según Luis Carlos Saenz, subdirector general del área franca.

“Ahora tenemos una importante clientela cubana que viene a hacer compras hace una contribución significativa a los negocios de la zona”, afirmó.