Decenas de manifestantes respondieron hoy a la convocatoria de sectores opositores radicales de Haití y marcharon por el centro de la ciudad, en una nueva jornada de movilización antigubernamental y contra la corrupción.
El programa de los partidos políticos y organizaciones contrarias a la actual administración pedía a los activistas reunirse en puntos estratégicos como las plazas Saint Jean Bosco y el Champ de Mars, así como Carrefour payant, Carrefour Aéroport, Perpétuel Secours, y Don Bosco.

A pesar del poco cuórum, la manifestación comenzó en los distritos de La Saline y Bel’air, y se desarrolló sin mayores contratiempos, lo que a decir de especialistas pone al descubierto la debilidad de los líderes de la oposición, entre ellos los miembros del sector democrático y popular.

De hecho, durante los cinco días de paro general en noviembre pasado, varios expertos alertaron al genuino movimiento anticorrupción integrado por jóvenes, tomar distancia de quienes intentaban convertir las protestas contra el desfalco de los fondos públicos del Estado en una ‘vendetta política’.

Para el senador Jean-Renel Sénatus, con la dimisión temprana del jefe de Estado Jovenel Moise, principal reclamo de los sectores opositores, se corre el riesgo de enterrar la investigación abierta por el Gobierno, y que, según anunciaron, pretende llevar ante la justicia a los culpables de la malversación de unos dos mil millones de dólares del fondo del programa energético.

En las protestas de este domingo, los activistas recorrieron las avenidas Martin Luther King y Turgeau, para llegar al Champs de Mars. Sin embargo, la presencia de los líderes opositores no fue tan perceptible como en movilizaciones anteriores.

Esta marcha es un nuevo revés para los sectores radicales, que además sufrieron dos fracasos tras la convocatoria de extensión del paro general en esta capital.

Por su parte, el gobierno anunció que presentará la semana próxima una denuncia formal ante los tribunales contra todos aquellos implicados en el despilfarro de los fondos del tesoro nacional, y precisó que no será impedimento para que el Tribunal de Cuentas y los Conflictos Administrativos lleven a cabo su investigación.

Según Eddy Jackson Alexis, secretario de Estado de Comunicaciones, se está creando un grupo de trabajo especial, integrado por técnicos de varias instituciones del país, que comenzarán un proceso de evaluación de empresas con contratos previos con el Gobierno.

Desde octubre pasado, el Gobierno dio luz verde para la indagación sobre el supuesto desfalco, que de acuerdo a una investigación del Senado involucra a unos 14 exfuncionarios y directivos de empresas.