El empresario explicó la bondades que tiene esta zona para atraer capitales

Jairon Severino

El empresario Juan Vicini está convencido de que la frontera de República Dominicana con Haití ofrece oportunidades infinitas de desarrollo, de creación de fuentes de empleos y riquezas. Afirma que proyectos como el de Codevi sólo demuestran que los inversionistas deben mirar hacia esa zona y construir un verdadero muro de empleos formales.

Para Vicini, la tendencia que explicó Fernando Capellán, acerca de fábricas mudándose de Asia hacia sitios cerca de la costa de Estados Unidos, es una realidad logística, pues buscan la ventaja de acortar el tiempo de envío de carga, y de hacer mucho más dinámico el comercio. A su entender, ninguno de los sitios cercanos al mercado estadounidense tiene el privilegio estratégico que tiene Haití.

“Más recientemente me he dado cuenta que la tendencia es tan grande de fábricas buscando localizaciones cerca de Estados Unidos, que incluso con las precariedades que hay en Haití se están localizando allá. Ahora bien, en ningún sitio de Haití es mejor que al lado de un territorio donde hay mucha más seguridad jurídica, mejor infraestructura, más capacidad de inversión y sistema logístico, así como una mejor conectividad”, explicó Vicini.

Para el empresario, la experiencia que se ha demostrado en Codevi es prueba de que si en la zona de Dajabón y Pepillo Salcedo se instalaran las infraestructuras necesarias para facilitar la logística y el movimiento de toda esa producción hacia su destino final, que es principalmente Estados Unidos, automáticamente del lado haitiano se instalarían las inversiones en naves industriales para ensamblar todo tipo de productos.

Ahora bien, señaló Vicini, todo esto requiere también inversiones en seguridad, controles, desarrollo urbano y cuidado del medio ambiente. Del lado dominicano, además, consideró necesario que se instale la infraestructura que le da movilidad a esa producción. Narró que desde que él visita a Codevi la capacidad de producción se ha duplicado, lo cual ha sido “al corre-corre”, tratando se suplirles a los clientes que han encontrado ese lugar atractivo, lo cual ha sucedido de manera orgánica, es decir, sin ninguna inyección de capital adicional más allá de la que genera el parque.

Vicini reveló que quienes se instalan y se instalarán en Codevi pagan por adelantando hasta diez años de renta, es decir, lo hacen antes de mudarse. Esto indica, dijo, que si se estuvieran dando las facilidades más competitivas el acceso a fábricas dispuestas a instalarse en ese parque, sería mucho mayor.

“Si aquí se instalaran las infraestructuras necesarias para facilitar el comercio, aquí se podrían generar entre 200,000 y 500,000 empleos en los próximos diez años. Para mí, medio millón de empleos entre Montecristi y Dajabón es el muro más grande que podemos tener. Toda la zona norte de Haití y la Línea Noroeste se convertirían en una economía que por sí sola haría que la gente se quede donde vive”, sostuvo Vicini.

Apuntó que no sólo se trata de los 500,000 empleos directos, sino la economía de escala que se genera cuando medio millón de personas están empleadas.

El Conep también ha apoyado el desarrollo de la zona

En 2015, ante la matrícula de la Cámara Americana de Comercio (Amcham-RD), el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) pidió a los demás empresarios y al Gobierno crear una acción pública y privada para generar empleos formales y dignos para los dominicanos. El objetivo es contener la inmigración indocumentada y nacionalizar la frontera.

La entidad, en ese entonces presidida por Rafael Blanco Canto, garantizó que de esa manera se dominicanizaría la frontera, que es un viejo anhelo de la política común de muchos gobiernos, y que el Conep ha venido apoyando junto a las iniciativas económicas del Consejo Económico Binacional Quisqueya (CEBQ).

Blanco Canto manifestó que con esa filosofía se reafirma el compromiso de los empresarios de trabajar de mano del Gobierno en la sociedad y definir políticas que fortalezcan la economía y el orden migratorio.
Otras entidades públicas y privadas se han expresado a favor de que el país mire hacia la frontera con metas claras respecto a cómo debe ser desarrollada, ya que es la única forma de impedir que entre migración ilegal al territorio.

Noticias relacionadas